Son figuras talladas de relieve en alguna piedra dura y preciosa, como el ónice, la amatista o la sardónica

Un camafeo es una forma de gliptografía, o bajorrelieve, que históricamente presenta paisajes, retratos y figuras mitológicas talladas en varios materiales, siendo los más comunes el vidrio, piedras y conchas. Los camafeos fueron diseñados para crear dos capas en una sola pieza de material, de la cual la parte superior sobresalía de su fondo, creando así una obra de arte multidimensional. Estos relieves detallados a menudo se usaban para adornar piezas de joyería, como broches, collares, brazaletes y anillos.

Los primeros camafeos estaban inspirados en los petroglifos prehistóricos, que documentaban iconografía religiosa y simbólica en la superficie de las rocas.

El arte del camafeo viajó entre las antiguas culturas mediterráneas a través de las rutas comerciales que conectaban Egipto, Grecia y Roma, y ​​las piezas solían representar temas mitológicos o rendían homenaje a sus respectivas deidades. A medida que el imperio romano creció, los talladores de camafeos comenzaron a incorporar retratos políticos en sus obras de arte.

Si bien la tradición del camafeo persistió en la cultura occidental, el Renacimiento y el periodo isabelino fueron clave para la innovación el arte del tallado de camafeos, especialmente a medida que las mujeres de clase alta comenzaron a adquirir camafeos como símbolos de estatus cultural.

A pesar de su popularidad en los periodos anteriores, el coleccionismo de camafeos alcanzó su punto más alto en el siglo XIX.

Fuentes:

  • «Gran Diccionario Reader´s Digest», año 2008. pp 180.
  • «Enciclopedia McGraw-Hill de Ciencia y Tecnología». 2da. Edición, Tomo II, año 1992. pp. 353.
  • www.mymodernmet.com/es/historia-camafeos.